La primavera, los mercados alteran

La primavera, esa estación que despierta la vida en la naturaleza, también parece agitar los mercados. Como dice el refrán “la primavera la sangre altera” y en el mundo de las inversiones, no es una excepción. Nos encontramos unos mercados muy revueltos, ya que pasamos del optimismo al pesimismo en poco tiempo.

Comportamiento de los mercados financieros

Si bien es cierto que las bolsas se mantienen en unos niveles cercanos a máximos. Pero, por otro lado, respecto a la mayoría de los índices de Renta Fija a nivel general se mantienen en retornos negativos, ya que no se han cumplido las grandes expectativas de fuertes bajadas de los tipos de intervención por parte de los Bancos Centrales.

Lo que si se ha producido es una cierta rotación hacia los mercados europeos ya que las bolsas europeas, en concreto el Euro Stoxx 50, lleva un acumulado del + 12% y sigue haciéndolo mejor que el S&P500 con +10%.

Otro de los mercados que han dado la campanada es China, con un Hang Seng que se ha revalorizado un +12% en acumulado del año.

También señalar el gran comportamiento desde inicio de año de las commodities, como es el caso del Oro (+17%) o la Plata (+33) o del cobre con un +28%, que siempre se le ha asociado como el indicador adelantado de las perspectivas macroeconómicas a nivel global. Es decir, en estos momentos estaría descontando unas buenas perspectivas económicas (otra opción también podría ser que descontara más presión inflacionista).

En general el mercado se sigue moviendo al calor de las expectativas de bajadas de tipos de interés. En cuanto sale un dato de debilidad económica los mercados reaccionan subiendo, ya que descuentan las bajadas de tipos. Por el contrario, datos de actividad fuerte hace retroceder el mercado ya que se disipan las bajadas de tipos. La verdad que de momento funciona, el problema vendrá cuando los datos macroeconómicos sean persistentemente débiles.

Transacciones corporativas made in Spain

Aquí es interesante comentar la actividad de M&A (fusiones y adquisiciones) y de OPVs (salidas a bolsa) y si me permiten me centraré en el mercado español, ya que lleva muchos años denostado de dicha actividad y pienso que merece un poco de atención.

Última salida en bolsa de una empresa española

Empezaremos por la última salida a bolsa Puig Brands, la mayor de Europa de este año, con unos 13.7 Billones, que es a lo que la valora actualmente el mercado. Estaríamos hablando que cotiza a un múltiplo de 3 veces sus ventas, si lo comparamos con una de las empresas líderes del sector como es l’Oréal, que cotiza a 5 veces; parecería que no estaría muy cara, sino más bien a descuento, lo cual es normal al tratarse de una empresa más pequeña. Pero si la comparamos con Estée Lauder, que también cotiza a 3 veces, entonces ya no vemos que cotice tan barata.

Para mí el principal problema de cara a que tenga un gran comportamiento en bolsa es que ha salido a una valoración muy ajustada. Han sabido aprovechar el buen momento de mercado y las fuertes valoraciones que existen actualmente de los líderes del sector.

Otro de los temas que creo importante, a parte de su valoración, es que justo antes de salir a bolsa han pagado un dividendo los propietarios, con lo que no han dado un mensaje muy positivo al mercado. Al final, esta colocación sirve para levantar dinero, para seguir creciendo y acabar de comprar todos los minoritarios que tienen fruto de todas las adquisiciones que han realizado estos años.

Quizás otra alternativa habría sido lanzar una emisión de bonos, pero el coste sería mucho mayor, tras las subidas de tipos y el spread que deberían de pagar a los bonistas, que acostumbran a ser mucho más exigentes que los accionistas. Por lo demás es una empresa muy interesante, que seguramente acabará formando parte del Ibex-35. También hay que destacar que podría volver a iniciar su salida a bolsa la empresa CIRSA.

Opa de BBVA sobre Sabadell

En el apartado de fusiones y adquisiciones hay que destacar la opa hostil que ha lanzado BBVA sobre el Sabadell tras el rechazo del Consejo de Administración. Es cierto, que BBVA ya lo intentó hace cuatro años y no llegó a buen puerto. Para BBVA tiene todo el sentido del mundo ya que habría muchas sinergias operativas y de paso se diluiría su gran exposición emergente como es el caso de México, que es la joya de la corona y Turquía. Para el Sabadell no es una mala operación si al final edulcoran un poco la oferta añadiendo un poco de efectivo a la ecuación de canje ( BBVA propone 1 acción nueva de BBVA por 4,83 acciones existentes de Sabadell).

Es normal que se produzcan estas operaciones en el sector bancario, ya que la mayoría de los bancos cotizan por debajo de su valor contable, como es el caso concreto del Sabadell.

Bancos europeos

Esto es extrapolable a la mayoría de los bancos europeos, que como bien saben no han levantado cabeza desde la gran crisis financiera del 2008. Es un sector odiado ya que generaron una dilución (emitieron muchísimas acciones para recapitalizarse) a los accionistas nunca vista. De hecho, es un sector que está fuera del radar de los inversores (no queda bien tener bancos en las carteras). Pero desde el año pasado, su comportamiento en bolsa ha sido fantástico comparable a los 7 magníficos, que estos sí que todo el mundo conoce y gustan de tener en las carteras. El entorno es positivo al calor de las subidas de tipos (ya que su commodity ha subido) vuelven a ganar mucho dinero con su negocio tradicional, además de pagar unos buenos dividendos, como es el caso de Caixabank del 10%.

En Europa, se están empezando a ver declaraciones como la del presidente Macron, comentando que vería con buenos ojos operaciones entre bancos europeos. De momento lo más interesante es que se produzcan concentraciones en los propios países como está sucediendo con BBVA/Sabadell, que tiene todo el sentido económico del mundo y más con estas valoraciones.

De vuelta al proteccionismo comercial

Estos años China ha seguido siendo una maquina exportadora de productos como paneles solares, baterías eléctricas, semiconductores y vehículos eléctricos a unos precios muy inferiores a los que se fabrican en USA y en Europa.

Está claro que era de esperar que estos países reaccionasen a dicha estrategia de precios muy por debajo de los que practica China (aprovechando los subsidios/subvenciones del estado).

La administración Biden ha subido los aranceles en todos y cada uno de los productos que he mencionado. En algunos cuadruplicando las tarifas como en los coches eléctricos y el doble en placas solares. Siempre justifican dicho proteccionismo con la excusa de proteger los intereses de los trabajadores americanos.

Y me pregunto, ¿esta guerra comercial que se ha iniciado no generará una nueva presión inflacionista? Por otro lado EE. UU no está solo en esta cruzada comercial, la Unión Europa también va a imponer sus propios aranceles a los vehículos eléctricos chinos en los próximos meses. De esta manera protegen la industria automovilista europea, no quieren permitir que China desbanque o incluso sustituya con sus vehículos la industria europea.

En definitiva, este proteccionismo nos va a hacer comprar coches eléctricos más caros de 70K (made in Germany) y no los que venden los chinos por 20K. En breve recibiremos la respuesta de China que impondrán aranceles a vehículos europeos, americanos y quizá lo extiendan a otros productos como los bienes lujo.

Está claro que su líder Xi Jinping ha potenciado la transformación del país, pasando de ser la fábrica del mundo en productos de poco valor añadido, a apostar por fabricar y exportar productos de alto valor añadido. Y con las claras consecuencias de los aranceles a sus productos. China produce más de lo que su economía puede absorber, el número de vehículos eléctricos que ha exportado en 2023 es siete veces mayor que en el 2019, convirtiéndose en el líder mundial.

Desde Kudo Invest, seguimos asesorando a nuestros clientes de mantenerse invertidos en Renta fija en la parte corta de la curva y en Renta Variable en empresas de calidad con buenos fundamentales y con valoraciones que se ajusten a su crecimiento de beneficios. Y una clara apuesta por empresas europeas.   

Compartir: